Asesinó a su novia y le echó la culpa a un pulpo




asesina-novia-pulpoHay una escena en la película coreana Old Boy en la que el protagonista sale de la cárcel y lo primero que hace es ir a un restaurante para comer un pulpo vivo. El placer de este plato radica exactamente en apreciar cómo el pulpo se mueve en la boca; y el desafío consiste en tragar el pulpo sin atragantarse, ya que se pega con sus ventosas a la garganta.

Y ahí es donde está el peligro. Se estima que hay un promedio de 6 muertes al año en Corea del Sur por comer pulpo vivo. Entre estas víctimas estaba la Sra. Yoon, una mujer que apareció muerta por asfixia en una habitación de un hotel de Seul en abril de 2010.

Junto con su novio el Sr. Kim, de 31 años, compraron dos pulpos vivos en un restaurante para degustarlos vivos con aceite de sésamo, en lo que al final resultó uno de los crímenes más atroces que ha sacudido a la opinión pública coreana.

Todo ocurrió cuando el Sr.Kim llamó a recepción para decir que su novia, identificada por su apellido Yoon, se había derrumbado y dejó de respirar después de comer uno de los animales.

La llevaron al hospital, pero murió 16 días después debido a un daño cerebral. Los médicos encontraron en la garganta de la Sra. Yoon un tentáculo de pulpo y tanto su familia como la Policía inicialmente aceptaron la historia de su novio, como que todo fue un accidente gastronómico. Su cuerpo fue incinerado.

Pero más de 2 años más tarde la Policía se ha visto obligada a reabrir el caso, después de que un programa de televisión destacara los esfuerzos del padre de la Sra. Yoon para lograr una investigación, tras descubrir que su hija había contratado una póliza de seguro de vida justo antes de morir. El Sr. Kim fue el único beneficiario de los 200 millones de wones (150.000 €) de esa póliza.

Aunque el cuerpo de la Sra. Yoon había sido cremado, un tribunal ha encontrado ahora que existen las suficientes “pruebas indirectas” de que el Sr. Kim había matado a la Sra. Yoon por el dinero del seguro. Según la sentencia, la causa más probable de la muerte fue la asfixia por un paño suave, aunque luego el acusado introdujo los trozos de pulpo en la garganta de la víctima para que pareciera que había sido un acto fortuito.

“La víctima siempre había tenido dificultad para masticar por lo que es poco realista creer que ella se comió un pulpo enorme … sin siquiera cortar “, concluyeron los jueces, que han condenado al Sr. Kim a cadena perpétua.

Share This Post

Related Articles

© 2017 Santa Paranoia. All rights reserved. Site Admin · Entries RSS · Comments RSS
Powered by WordPress · Designed by Theme Junkie