Dormir bien, de lo sofisticado a lo simple




Para conseguir un sueño reparador que nos permita estar en forma todos los días, es necesario cambiar ciertos hábitos, lograr una desconexión del mundo antes de ir a la cama y retomar rutinas de cuando éramos niños. Eduard Estivill, médico con especialidad en neurofisiología clínica y pediátrica, ofrece un regalo que funciona mejor que la más moderna almohada ortopédica o que un abrazo del propio Morfeo: un manual para conciliar el sueño.

En “Que no te quiten el sueño” (Planeta, 2012), Estivill lanza la afirmación de que “dormir bien es trabajar bien, y trabajar bien es garantía de éxito”, una norma que resulta convincente para todos aquellos adultos que son pasajeros constantes del tren de la vida moderna. “Es necesario hacer un espacio de calidad para esa pausa diaria que nos permitirá vivir mejor. El sueño es la única actividad que hacemos todos los seres humanos, pasamos la tercera parte de la vida durmiendo, entonces ¿por qué no le damos más importancia?”, ha cuestionado en una clase práctica ofrecida en la presentación de este nuevo libro.

Mediante sencillas técnicas y consejos, “Que no te quiten el sueño” muestra cómo recuperar esa cultura del bien dormir que se ha ido perdiendo con los hábitos adultos, el estrés acumulado y el estilo de vida entregado al trabajo. De acuerdo con el especialista, lo más novedoso que han encontrado en los estudios de la Unidad del Sueño del Hospital General de Cataluña es que para los adultos es muy complicado “desconectar”, eliminar el estado de alerta. “Les cuesta mucho eliminar ese estado de alerta porque permanecen activos hasta las 11 u 12 de la noche, porque siguen revisando el móvil, resolviendo problemas del trabajo, y después quieren que el sueño venga cuando apagan la luz del cuarto, eso es imposible”, ha argumentado Estivill. El proceso de sofisticación del sueño al que se han sometido muchos profesionales se puede simplificar cumpliendo pequeñas rutinas que no incluyen medicamentos.

Según el médico, para ir a la cama es necesario comenzar un ritual somnífero dos horas antes. “Lo primero es apagar el móvil y el ordenador, luego cenar ligero (ensalada, pasta, infusiones o leche caliente), tomar un baño y, si aún no llega el sueño, hacer alguna actividad relajante que no tenga nada que ver con nuestro trabajo, como una pequeña sesión de belleza, preparar la ropa para el día siguiente o leer un libro”. De acuerdo con datos proporcionados por el también director de la Clínica del Sueño Estivill del Instituto Universitario USP Dexeus de Barcelona, el insomnio es un síntoma que afecta al 30% de la población y en su mayoría es causado por problemas laborales.

De ese porcentaje, las mujeres ocupan un 60% por su trabajo empresarial, en el hogar y por cuestiones hormonales, que les repercuten en la falta de sueño y a la vez en estrés y crisis de ansiedad. Para estar en contacto con los lectores, han creado el sitio www.quenotequitenelsueño.com, donde podrán leer parte del libro, escuchar al doctor Estivill e incluso participar en un blog de sueños. El autor lo es también del best seller “Duérmete niño”, que ha vendido más de tres millones de ejemplares y ha sido traducido a quince idiomas.

Fuente: Efe

Share This Post

Recent Articles

© 2017 Santa Paranoia. All rights reserved. Site Admin · Entries RSS · Comments RSS
Powered by WordPress · Designed by Theme Junkie