El misterioso Doctor Lang




Una de las historias más fascinantes y desconcertantes de la historia de espiritismo y seres que se manifiestan desde el otro mundo es la del doctor Lang. Se supone que el espíritu de este hombre fallecido hace setenta años ha tomado el cuerpo de otro, George Chapman, y a través de él efectúa operaciones imaginarias, que consiguen curaciones totales o mejorías muy grandes dentro de la evolución de la enfermedad.

El doctor Lang, eminente cirujano especializado en oftalmología, parece ser que continúa, según todos los indicios, su labor a través del mediúm británico George Chapman desde 1946.

Éste, que se casó en la década de los cuarenta, tuvo la desgracia de sufrir, en 1945, la muerte de su hijita Vivian, con tan sólo un mes de vida. Como, tras su fallecimiento, estaba obsesionado con descubrir si habría vida tras la muerte, alguien le recomendó que asistiera a sesiones espiritistas. Una vez allí recibió una serie de mensajes mediante los cuales se le indicaba que era una especie de elegido para convertirse en sanador. Continuó sus sesiones de espiritismo con un grupo de amigos y no sucedía nada especialmente relevante, hasta que un cirujano oftalmológico apellidado Lang comenzó a hacerse presente en dichas sesiones. Como fue dando progresivamente más datos de sí mismo, Chapman localizó la pista del doctor. Se trataba de William Lang, que había trabajado entre 1880 y 1914 en el Middlesex Hospital de Londres.

Ya en 1947, George Chapman conoció a Lyndon, hija de Lang, y mantuvo con ella una fuerte amistad hasta que ésta se rompió inevitablemente con la muerte de la mujer. Lyndon estaba absolutamente convencida de que la persona que actuaba a través del cuerpo de Chapman era su padre. Varias personas que eran miembros de la familia del doctor Lang corroboraron que ciertamente era el médico el que se manifestaba a través de Chapman, ya que le hacían preguntas cuya respuesta sólo podía conocer el oftalmólogo.

La nieta de William Lang, Susan Fairtlough, no admitía esta historia tan increíble hasta el punto que quiso denunciar a Chapman como farsante, pero cuando se encontró con él en una habitación y oyó su voz y vio su comportamiento, pensó que efectivamente era su abuelo. Éste, a través de George Chapman, le habló y le recordó cosas que habían sucedido en la infancia de la mujer. Ésta, desconcertada, sólo atinaba a decir: “Sí, abuelo”, o “No, abuelo”.

Queda la duda de si Chapman es un gran actor o realmente el viejo cirujano se manifiesta a través de él. Lo que sí está claro que cada vez más personas acuden a verle por su alto porcentaje de curación de enfermedades.

George Chapman se pone en estado de trance y, una vez llegado al mismo, el doctor W. Lang realiza a través de él lo que se ha dado en conocer como “operaciones de espíritu”. El mismo Lang, por boca del médium, explica que opera sobre el cuerpo del espíritu y sobre la esencia de cada persona, algo que puede reflejar mala salud físicamente. Trabaja con instrumentos invisibles y entre el equipo de cirujanos también invisibles que le ayudan, se encuentra su hijo Basil, que ejerció su carrera también como doctor.

Algo importante es que William Lang nunca promete una curación, ya que no asegura los resultados al cien por cien. Pero las recuperaciones tras los tratamientos que impone son, la mayoría, espectaculares. De ahí que muchos médicos, especialmente de Francia, le apoyan y le envían casos especialmente complicados para que los evalúe. Y los pacientes también tiene fe ciega en él, puesto que, según la gran mayoría, antes de que el paciente explique cómo se encuentra, comentan que ya Lang conoce el diagnóstico y establece un tratamiento para la cura.

George Chapman, en colaboración con un médico francés, ha escrito Surgeon from another world (Cirujano de otro mundo), ha enumerado las curaciones que ha hecho el doctor, destacando curaciones de tumores cerebrales malignos, artritis agudos, desaparición de cálculos, etc. Chapman está convencido de que el doctor Lang no sólo pretende curaciones físicas, sino que afirma en su libro que: “El verdadero propósito del retorno del espíritu del doctor Lang no es solamente, y de ello estoy convencido, curar a las personas enfermas. Es tocar el alma y darnos una nueva y convincente percepción y comprensión de la realidad espiritual que nos rodea”.

Actualmente, Chapman continúa con sus viajes incesantes entre Estados Unidos, Europa e Inglaterra, atendiendo muchísimas peticiones de visita de enfermos llenos de fe en él… y en el doctor William Lang, naturalmente.

Via:  todomisterio.com

Share This Post

Related Articles

© 2017 Santa Paranoia. All rights reserved. Site Admin · Entries RSS · Comments RSS
Powered by WordPress · Designed by Theme Junkie