El Primer relato de ciencia ficción




Julio Verne es reconocido como un pionero de la ciencia ficción por atreverse a relatar un viaje a la Luna en un tiempo en el que incluso volar era considerado una locura. Sin embargo, alguien se le adelantaría a Verne por al menos unos 1600 años. Este adelantado fue Luciano de Samosata, quien en el siglo II dC escribiera una novela corta titulada “Historia Verdadera” en la cual logra relatar una travesía hacia la Luna y el posterior encuentro con los Selenitas, seres sin ano y con asombrosos poderes.

Luciano de Samosata

Luciano nació en el punto de máxima gloria del Imperio Romano, un tiempo en el cual un Emperador sabio y justo como Marco Aurelio reinaba un contrariado, pero pujante estado. Si bien económica y militarmente Roma estaba segura de si, una epidemia traída por las legiones desde Oriente hacia estragos en la población similares a los de la Peste Negra. Es en este mundo tan ambiguo donde convivían el éxito económico y la muerte repentina del que Luciano se nutriría. Aprendiz de abogado y escultor, viviría sus primeros años en un ambiente de cultura y estudios que le permitirían especializarse en sofística. Tras su preparación viajaría recorriendo todo el Mediterráneo y dando conferencias para terminar estableciéndose en Roma como retórico.
Fue durante sus viajes que comenzaría a pensar más allá de su mundo, imaginando viajes y travesías hipotéticas increíbles hasta para el pensamiento. Esto se refleja en su advertencia al lector, la cual dice lo siguiente: “Escribo, por tanto, sobre cosas que jamás vi, traté o aprendí de otros, que no existen en absoluto ni por principio pueden existir”. Con ésta premisa Luciano construye su “Historia Verdadera”. El relato comienza con un viaje en barco que, por motivos misteriosos, es arrastrado por un oleaje con crestas extraordinarias hacia la Luna. Ya en el satélite natural nuestro protagonista comienza a ser testigo de sucesos increíbles, sin embargo, es el encuentro con los seres selenitas el de mayor rareza. Estos seres, enigmáticos y llamativos, contaban con algunas de las más extrañas características físicas, como la carencia de un ano y la posibilidad de quitarse y ponerse los ojos a gusto y placer -suceso que impresiona en gran medida al protagonista-. Así como sus rarezas corporales las destrezas y habilidades de los Selenitas eran absolutamente remarcables, como por ejemplo: la habilidad de hilar el vidrio y el metal, pudiendo construir armaduras livianas e impenetrables, y la posibilidad de beber zumos de aire. Durante su estancia en la Luna, además de sorprenderse con los selenitas, logra también presenciar un conflicto astronómico entre el Emperador Selenito y el Emperador Solar.

Menipo de Gádara

Otro de los pioneros de la ciencia ficción, o más exactamente literatura especulativa, fue Menipo de Gádara. En su trabajo El Icaromenipo, el autor describe un fantástico viaje a lomo de águila que zarpa desde la cima del Monte Olimpo. Su travesía lo lleva hasta la Luna donde, muy para su asombro, descubre maravillado la existencia de espíritus deambulantes por toda su superficie. Tras una breve estadía la curiosidad lleva a Menipo a volar hacia el Sol, sin embargo, los Dioses comenzarían a sentir un gran rencor hacia el viajero y decidirían destripar sus alas quitándole el águila. Por lo que Menipo sufre el destierro.

Via: Anfrix.com

Share This Post

Related Articles

© 2017 Santa Paranoia. All rights reserved. Site Admin · Entries RSS · Comments RSS
Powered by WordPress · Designed by Theme Junkie