Evitar tener los pies frios




Científicos estadounidenses han descubierto que la baja temperatura de los pies de ciertas personas se debe a diferencias en la interacción entre una serie de moléculas y varios receptores de los músculos de los vasos sanguíneos. Según el estudio, este mecanismo, que implica a dos proteínas llamadas Rap1A y Epac, sirve para limitar la llegada de sangre a la piel cuando hace frío en el exterior y, de este modo, mantener calientes los órganos internos. Los detalles han sido publicados en la revista American Journal of Physiology.

Sin embargo, si esto sucede cuando no hace frío se puede considerar que la interrupción del flujo sanguíneo es un “error”. La buena noticia es que ya hay al menos dos moléculas a la que echar la culpa si nuestras extremidades tienen una temperatura anormalmente baja.

En general, si se piensa en sus causas se suele apuntar a problemas de mala circulación, pero existen otras causas que pueden estar generando este problema. Cuando la persona tiene una severa anemia, experimenta una fuerte tensión lumbar o resfriados y estados gripales la sensación de pies fríos se hace también patente.

En cuanto a las dietas recomendadas, se aconseja evitar alimentos que no contribuyan a mantener el cuerpo en calor. Por el contrario, debe enfatizarse en la alimentación de picantes (ajo, pimienta, chile, etc.). Es preferible evitar los lácteos, puesto que estos contribuyen a enfriar el organismo.

Otra alternativa para aminorar esta sensación es la hidroterapia. El procedimiento consiste en poner los pies en remojo en un cubo con agua muy caliente durante diez minutos antes de acostarnos. A continuación, en otro cubo con agua fría introducimos nuestros pies por un sólo un segundo. Luego nos ponemos unos calcetines y nos vamos a dormir. Es normal que nuestros pies comiencen a entrar en calor tras este proceder.

Existen otras recomendaciones como la acupuntura o la reflexología podal, pero estas requieren de especialistas.

Como consejos generales son recomendables la aplicación de aceite de sésamo sobre nuestros pies, masajeándolos intensamente hasta que entren en calor; también es aconsejable mantener los pies siempre protegidos, con calcetines gruesos y zapatos que conserven el calor; por último, el ejercicio físico siempre contribuye a la buena circulación de nuestro organismo, por lo cual es indicado hacer un poco de actividad para contrarrestar el malestar que provoca la sensación de pies fríos.

Share This Post

Related Articles

© 2017 Santa Paranoia. All rights reserved. Site Admin · Entries RSS · Comments RSS
Powered by WordPress · Designed by Theme Junkie