La historia de la papisa Juana




Esta es una antigua leyenda de la Edad Media y que ha llegado prácticamente intacta hasta este siglo.

La historia se remonta al siglo X. Polonia entonces estaba azotada por la peste. La población estaba bastante diezmada tanto por esta horrible plaga como por las continuas pérdidas de hombres en las batallas y guerras que se iban sucediendo en aquella época. Polonia era un país extremadamente pobre y sólo se podía sobrevivir, a duras penas, mediante alguna limosna.
En esas penosas circunstancias, una Joven llamada Juana, que también lo estaba pasando realmente mal, decidió que no quería terminar como prostituta para conseguir sobrevivir, tal y como le estaba pasando a sus amigas y familiares femeninos. Por tanto, ideó una estrategia que hoy nos sorprende. Tomó las ropas de un sacerdote que había fallecido víctima de la peste, y empezó a mendigar así, aunque luego cayó en la cuenta de que obtenía más beneficios si se dedicaba a predicar por los pueblos.

Poco a poco su fama como predicadora y oradora se fue incrementando, e incluso venían a verla de pueblos vecinos, y esto, a la vez, le supuso un problema, pues tenía que disimular que era una mujer. Dice la leyenda que era tan buena como predicadora, que todos la fueron ascendiendo en su inconsciente a obispo, y de ahí a Papa. Por tanto, la leyenda da como cierta el supuesto ascenso de Juana a Papisa, algo que históricamente no fue así.

Según esta misma leyenda, Juana quedó embarazada de uno de los hombres que seguían sus predicamentos, y se fue escondiendo de la vida pública a medida que su embarazo se iba haciendo más y más patente… hasta el momento de dar a luz, que según cuentan fue en medio de una procesión, en medio de aquellos que tanto la seguían. El final de Juana varía según las fuentes, ya que unos dicen que fue linchada, otros que tuvo que refugiarse en un convento, y otros que terminó mendigando con su hijito por las calles. El caso es que aún hoy día pervive el misterio de quién fue realmente la papisa Juana y cuáles fueron sus avatares en la vida.

Share This Post

Related Articles

© 2017 Santa Paranoia. All rights reserved. Site Admin · Entries RSS · Comments RSS
Powered by WordPress · Designed by Theme Junkie