La Infanta Cristina al borde del escándalo




La Infanta Cristina al borde del escándaloA sus 47 años, la Infanta nunca ha sido imputada en la investigación por corrupción que comenzara a finales de 2011 por un juez de las Baleares que apunta principalmente a su esposo Urdangarin. Pero el escándalo, un año después continúa adquiriendo proporciones que lo acercan peligrosamente a la Casa Real y al entorno más próximo del rey y la princesa.

Carlos García Revenga, secretario y hombre de confianza de Cristina y de su hermana mayor Elena, fue citado a declarar el 23 de febrero por el magistrado instructor del caso, el juez José Castro.

El nombre de la Infanta Cristina irrumpe en la prensa luego de un goteo constante de revelaciones difundidas por el exsocio de Urdangarin, Diego Torres. Imputado también en la investigación sobre el desvío de varios millones de euros de fondos públicos a través del instituto Nóos, una sociedad de mecenazgo presidida por Urdangarin entre 2004 y 2006, Torres trata de demostrar que la hija del Rey estaba al corriente de las turbias actividades de su marido, ya que ella formaba parte del consejo de dirección de Nóos.

“El deterioro de la imagen de la infanta Cristina no tiene vuelta de hoja, al menos en mucho tiempo”, afirmó a la AFP el profesor de Historia Contemporánea de la Universidad Complutense de Madrid, Emilio de Diego.

“La infanta Cristina siempre fue la hija díscola de la familia, creo que por ahí empezaron algunos de los errores del monarca en el plano familiar, tolerar que ingresara en una entidad privada como La Caixa sin renunciar a su carácter de Infanta”, añadió.

El caso lastró la popularidad de la Casa Real y la de la princesa, diplomada en ciencias políticas, hasta hace poco relacionada a actividades sociales y de carácter asistencial y directora del Área Social de la Fundación La Caixa, en Barcelona.

También rompió la imagen de esposo modélico que tenía Urdangarin, actualmente apartado de los actos oficiales de la familia, desde su boda el 4 de octubre de 1997 en la catedral de Santa Eulalia de Barcelona. Fue entonces cuando Juan Carlos I concedió el título de duquesa de Palma a su hija, séptima en la línea sucesoria.

Ante la justicia, Urdangarin defiende que la Infanta no sabía nada de sus actividades. “La infanta Cristina no sabía nada de esto, es posible, pero el aumento de su fortuna personal, todo eso no puede ser ignorado por una cónyuge que está muy unida a su marido”, recordó la escritora Pilar Urbano, autora de varios libros sobre la Familia Real.

Share This Post

Related Articles

© 2017 Santa Paranoia. All rights reserved. Site Admin · Entries RSS · Comments RSS
Powered by WordPress · Designed by Theme Junkie