Los ovnis de 8.700 millones de dólares




Aunque la noticia parezca surrealista, el gobierno norteamericano gastó en el 2006 la nada despreciable cifra de 8.200.000.000 $ en imprimir los documentos secretos oficiales (y suponemos que también los extraoficiales).

Aumentando un 7,2% el presupuesto con respecto al año pasado, lo más curioso es que por cada dólar que desclasifica, clasifica 185 dólares. Con estos abrumadores datos, nos podemos imaginar una inmensa montaña de papel y a la sazón miles o quizás cientos de miles de secretos que con la excusa de “seguridad nacional” ocultan a la ciudadanía, que curiosamente es la que paga, es como si adquiriésemos un coche y el concesionario de vehículos nos impidiese conducirlo quitándonos las llaves con la excusa de que lo hace para salvar nuestras vidas en caso de accidente… irrisorio.

En palabras del portavoz de la casa blanca, Fratto Tony “intentamos ser eficaces en la protección de la información clasificada y cumplimos las leyes y regulaciones relacionadas con la manipulación de información sensible” yo añadiría que son tan eficaces como un buldózer pelando un huevo.

Aparentemente el informe del consumo de papel y su posterior impresión se distribuye de la siguiente manera:

  • La oficina federal gastó el 25% (El FBI y aledaños)
  • El presidente Bush a aprobado 1.149 leyes (antes del año 2000 se firmaron en 211 años de historia solo 600 leyes) todo un campeón firmando nuevas ordenanzas, con el consiguiente papeleo “secreto” interno.
  • El departamento de defensa (incluye a la NSA, CIA, DIA…) ha clasificado en el 2006 la ingente cifra de 231.995 informes (he dicho informes…no páginas, han leído bien), gastando el 43% del presupuesto de impresión estatal de documentos (los 8,2 mil millones de marras)

En estos datos, no se incluyen las llamadas “pseudo-clasificaciones” que son documentos que los burócratas federales alejan de la opinión pública por considerarlos “sensibles”.

Asimismo, se ha utilizado un nuevo mecanismo por el que determinadas sentencias o resoluciones en la corte civil pasan a formar parte también de los llamados “secretos de estado” por ende, otra montaña de documentos al los “expedientes X”.

El crecimiento de los “secretos” a aumentado exponencialmente con el mandato de Bush, Steven Aftergood, director del proyecto sobre los secretos de estado afirmó, “algunos documentos se han clasificado incorrectamente”, asimismo insinuó que “esta situación esta fuera de control”.

Pese a estos titánicos números Erik Ablin, portavoz del departamento de justicia añadió “tenemos confianza en la transparencia y responsabilidad de nuestro gobierno”… suponemos que Erik, cuando efectuó esta declaración no estaba ebrio, lo cual empeora las cosas.

Que pueden ocultar…. se me ocurren mil cosas y muy pocas de ellas buenas para el ciudadano.

Este papeleo demuestra la “compartimentalización” de la información dentro del estado, de tal modo que esa fragmentación impide que un funcionario de nivel medio o bajo sospeche sobre posibles planes de control social, operaciones encubiertas (11-S, 11-M…), informes OVNI, operaciones a gran escala, control económico, manipulación mediática…. recuerdan el libro 1984, recuerdan que el protagonista (Windston Smith) trabajaba para el llamado “ministerio de la verdad” donde miles de burócratas falseaban y manipulaban millones de documentos y ni ellos mismos eran conocedores de este fraude.

Share This Post

Related Articles

© 2017 Santa Paranoia. All rights reserved. Site Admin · Entries RSS · Comments RSS
Powered by WordPress · Designed by Theme Junkie